Hace unos años estuvimos de viaje por Marruecos y nos enamoró. Es un destino que nos queda a un paso, es precioso y tiene una gastronomía deliciosa. Un plato habitual que suelen preparar es el tajín, que son unos platos que toman su nombre del recipiente en el que se cocinan.

Son unos recipientes preciosos incluso para decorar nuestra casa, por lo que nosotros ya disponíamos de uno y aprovechando una receta de Isasaweis que habíamos visto en internet, decidimos adaptarla un poco y llevarla a nuestra cocina.

Primero machacamos en un mortero coriandro y semillas de mortero y lo mezclamos muy bien con la carne de ternera picada en un bol junto con abundante perejil fresco. Dejamos la mezcla durante un par de horas en el frigorífico para que la carne coja el sabor de las especias con más intensidad.

A continuación, pochamos en el tajín -o cualquier cazuela que tengamos- la cebolla picada y unos tomates pera cortados en dados junto con un poco de agua y comino en polvo. Cuando haya reducido, incorporamos las koftas, es decir, las bolas hechas con la carne picada y dejamos que se vayan cocinando con la tapa puesta.

Mientras se van haciendo las koftas, hemos preparado un par de huevos poché para acompañar el tajín. Es una manera fácil y divertida de prepararse unos huevos. Mientras ponemos agua a hervir, en un pequeño bol o vaso, ponemos una tira de film, lo mojamos con aceite y en el hueco abrimos un huevo al que incorporamos una pizca de sal y las especias que queramos. Cerramos el film creando unas paquetes y los introducimos en el agua. En cuatro minutos ya está listos y podemos sacarlos y quitarles el film.

Por último, servimos el tajín en un plato y colocamos un huevo en el centro. La foto de al lado lo dice todo. Espectacular y rico.

Ingredientes:

  • cebolla
  • tomate pera
  • carne de ternera picada
  • huevo
  • semillas de comino
  • comino en polvo
  • coriandro
  • perejil

Puntuación:

cubiertos02-30 cubiertos02-30 cubiertos02-30 cubiertos02huts-30 cubiertos02huts-30