El otro día fuimos al nuevo restaurante Duplex, en Bilbao. Era nuestra primera vez y fuimos con unas amigas para celebrar varias cosillas. El restaurante está enclavado en la calle Particular de Indautxu, calle concurrida en las horas claves del día donde se mezcla la tradición de los locales de toda la vida y nuevas aperturas -éste es el caso del Duplex-. Desde el primer momento nos dio buena sensación. La decoración del local era muy cuidada, nos encantó; es una mezcla entre industrial y vintage. Nos pareció muy acertado. Para situaros, fuimos cuatro personas -para que calculéis las cantidades-. Decidimos que ya que íbamos a probar el local, compartiríamos todos los platos.

Mientrás esperábamos al primer plato nos sirvieron el pan, estilo leña, acompañado de una mantequilla de finas hierbas, riquísima. Nuestra primera elección fueron unos Polpettes de bacalao al azafrán con ali oli de ajo negro. Nos sirvieron 5 unidades, nunca habíamos probado polpettes y nos pareció un gran invento. Mezcla de bacalao con patata… ummmm y un buen rebozado.

El segundo elegido fue el Carpaccio de ventresca de atún rojo, mayonesa de trufa, pistachos y brotes. Este plato nos sacó la primera sonrisa, estaba buenísimo. Para seguir con los platos fríos nos sirvieron un Tataki de wagyu, dressing de miel y trufa, chips de loto. Ummm… éste nos conquistó y los chips de loto era un elemento diferente que le daba una gracia especial.

El Ceviche de corbina, cebolla roja de Zalla, remolacha y su leche de tigre, qué delicia. Fue un plato refrescante con sus aromas cítricos y el contraste con la cebolla de Zalla le daban un sabor increíble. En ese momento estábamos ya con una sonrisa de oreja a oreja y aún no sabíamos que íbamos a probar un manjar… el penúltimo plato fueron los Tacos mexicanos de wagyu con salsa de tomatillo verde y chipotle ahumado. Enumeramos muchos adjetivos sobre ellos, pero el término «placer» se repitió en varias ocasiones. Sin duda fue el mejor plato de la comida y los mejores tacos que hemos comido nunca. Son deliciosos, la calidad de los productos y la mezcla entre ellos era perfecto. En nuestro caso pedimos dos raciones porque vienen en parejas.

Después de esta ambrosía cualquier plato quedaba en desventaja. El último en llegar a este festival de la buena comida fue un Curry rojo Thai de cerdo ibérico, lemon grass, leche de coco y cilantro. El cerdo ibérico era tierno como la mantequilla, un placer para cualquier paladar, una mezcla entre la tradición y un estilo más oriental.

Para cerrar, dos dulces, estrellas especiales: un Milhojas de hojaldre, crema de limón y chantilly y un Carrot cake con sorbete de jengibre glaseado de queso y chocolate blanco. Ambos muy buenos y muy recomendables para cerrar este homenaje para el paladar.

Para finalizar creemos que no hace falta decir que nos encantó y sólo decir que estamos deseando repetir. En la próxima ocasión no faltaran las estrellas del cielo gatronómico del Duplex: los tacos. Además añadir que estas delicias estuvieron rehogadas por una buena atención y un ambiente muy agradable. ¡Repetiremos!

Puntuación:

cubiertos02-30 cubiertos02-30 cubiertos02-30 cubiertos02-30 cubiertos02huts-30

Página web:

www.duplexbilbao.com

Localización: